150 trabajadores de prensa agotaron, en mano, 40 mil ejemplares

Vie 1 Abr 2016
Dos meses de ocupación y cuatro de plan de lucha

Más de 150 periodistas, fotógrafos, diseñadores, correctores, maestranza y administrativos vendimos 40 mil ejemplares que se agotaron a las cuatro de la tarde. Nunca el diario había logrado vender, mediante los canales tradicionales de distribución a escala nacional, semejante cifra en un día de semana. Estos fueron pasados en mano, uno por uno.

La jornada del 24 de Marzo abrió una nueva etapa en la lucha de los trabajadores de Tiempo Argentino y Radio América.

 Luego de que estos últimos decidieran hacerse cargo de la frecuencia y dar pie a una serie de radios abiertas con apoyo de referentes radiales de peso y que pusieran al aire una programación fija (tres programas de lunes a viernes a las 9, 17 y 21 horas), la asamblea del diario decidió, luego de publicar más de 40 boletines de ocho páginas diarios y dos ediciones web del diario, editar una edición impresa especial con motivo del 40° aniversario del golpe. Fue vendida en forma masiva en la movilización con un inmenso dispositivo organizado por los propios trabajadores.

Más de 150 periodistas, fotógrafos, diseñadores, correctores, maestranza y administrativos vendimos 40 mil ejemplares que se agotaron a las cuatro de la tarde. Nunca el diario había logrado vender, mediante los canales tradicionales de distribución a escala nacional, semejante cifra en un día de semana. Estos fueron pasados en mano, uno por uno.

La demanda extraordinaria se explicó, en parte, por los lectores tradicionales del diario, en parte por la gran difusión sobre todo radial que tuvo la iniciativa durante ese día pero, sobre todo, como resultado de la simpatía popular que ha ganado el conflicto que, en cuatro meses, generó eventos masivos y decenas de paros, movilizaciones, cortes de calle, festivales, fiestas y radios abiertas. La programación de Radio América bajo control de los trabajadores y los 43 Por Más Tiempo editados (con más de 200 mil visitas), transformaron el conflicto gremial y político en un fenómeno de alcance social.

Además, por primera vez, la actividad fue capaz de generar recursos (casi un millón de pesos) a partir de la propia tarea laboral, luego del abandono patronal.

Así las cosas, se abre camino la política de comenzar una experiencia autogestiva que, a la vez, no deslindará las responsabilidades empresarias y el reclamo al Estado para que intervenga a través de los instrumentos que dispone (Repro, multas y la reactivación de las audiencias), así como el reclamo al gobierno de que la pauta adeudada por el Estado sea dirigida a los trabajadores, reclamo que ya obtuvo dos cautelares favorables a los trabajadores (y una contraria en el juzgado N˚ 9). Por eso, el lunes, en una asamblea de las más masivas en cuatro meses, Tiempo ratificó la movilización que se estará realizando a la salida de esta edición, desde las oficinas del G23 al Ministerio de Trabajo para exigir una reunión con Jorge Triaca.

Esta nueva etapa plantea una agenda que incluye, primero, la búsqueda de la forma legal más adecuada para avanzar en una producción autogestiva que, a la vez, contemple el reclamo de la capitalización estatal sin descargar las deudas sobre los trabajadores. Además, se producirá la adecuación de la línea editorial a las diferentes posiciones políticas existentes en la asamblea.

Por Alfonso V. y Randy S., delegados de Tiempo Argentino (Sipreba)


Etiquetas: