El plenario de delegados de prensa escrita -Diarios, Agencias de Noticias, Revistas y Punto Com- repudió el acuerdo salarial firmado por la cúpula de la UTPBA con las empresas y cámaras del sector cuya aplicación, por los montos y plazos de cobro dispuestos, significará una fuerte pérdida para los salarios reales de los trabajadores aun considerando las más optimistas proyecciones del costo de vida para el año en curso.

El fracaso de una política kirchnerista

Una paritaria al servicio de Magnetto y Tomada

El gremio de prensa está rechazando en estas horas la horripilante paritaria de Prensa Escrita firmada por la burocracia de la Utpba con las cámaras patronales bajo el amparo del Ministerio de Trabajo.

No hay asamblea que no repudie el miserable acuerdo. 

La patronal busca imponer delegados adictos en la nueva redacción a la que impide ingresar a los legítimos delegados. La maniobra empresaria busca encubrir la flagrante persecución sindical y ungir a "sus delegados" para que avalen la precarización que ha desembarcado en la redacción bajo el nombre de "convergencia".

El Plenario Autoconvocado de Delegados de Prensa se solidariza con los periodistas de Ámbito Financiero que habían quitado su firma el pasado viernes y repudia el accionar de la empresa, que no respetó su decisión. Advertimos esto como una maniobra antisindical de la empresa, que no sólo ignora las resoluciones que toma la asamblea de trabajadores sino que también busca deslegitimar el derecho del periodista a firmar una nota, atribuyéndose esa facultad.

Los Trabajadores de Radio Nacional reunidos en Asamblea en el inicio de un paro de 24 horas, impulsado por el conjunto de los gremios con representación en esta emisora, ante la intransigencia empresaria en la negociación paritaria deciden:

 1)Ratificar la exigencia de un aumento del 35%

Balance del Día Del Periodista

HACE FALTA UN PLAN DE LUCHA...

Y un nuevo sindicato

 

El acto-festival por el Dia del Periodista en Plaza Moreno reunió alrededor de 400 compañeros, lejos del paro general del año anterior y la movilización que reunió a más de 1.000 y marchó por todo el centro porteño hacia los distintos medios en la zona. Consideramos que la razón fundamental se debe a que el festival no fue lo que votaron las asambleas, sino que se impuso de forma inconsulta tras levantar el plan de lucha que sí habían votado las asambleas de decenas de medios. Por este motivo, el festival tuvo un carácter confuso para la mayoría de los compañeros. Quienes asistieron lo hicieron, inclusive, con otras expectativas. La Naranja de Prensa rechazó esta orientación del CTP, la Gremial y el MSP en el plenario de delegados, y defendió el plan de lucha votado en las asambleas. Creemos que estamos ante un hecho grave que no debe volver a repetirse: los planes de lucha votados por asamblea no pueden levantarse sin pasar por esas mismas asambleas. Y menos para imponer un festival con 3 o 4 días de anticipación.