Asambleas, ruidazo y persecución antigremial en Clarín

Vie 15 Abr 2016

Desde hace semanas, los trabajadores de AGEA-Clarín se mantienen en estado de asamblea permanente por el reclamo salarial y contra la persecución gremial de los recientemente electos delegados en la planta gráfica de Zepita.


Los trabajadores de AGEA vienen reclamando un bono de 6.000 pesos, que se exige desde el año pasado en compensación por el salto inflacionario.

También un aumento del 20% a cuenta de la paritaria 2016, dado que el acuerdo vigente venció el 31 de marzo.

Se trata de un reclamo importante en medio de la ofensiva general de las patronales del gremio de prensa, que tiene su epicentro más brutal en el vaciamiento del Grupo 23.

El miércoles 30, ante la falta de respuesta a estos reclamos y de manera unánime, la asamblea de Clarín votó hacer un ruidazo que comenzó en la redacción, recorrió todos los pisos y llegó al subsuelo del diario.

Pese a que la Corpo intentó desactivar la avanzada con una docena de recategorizaciones, la asamblea decidió mantenerse movilizada enfatizando el deterioro constante de los salarios y la comprensión de que son las acciones de lucha las garantes de cualquier conquista.

La empresa, mientras tanto, le quitó tareas a uno de los dos delegados electos en Zepita aprovechándose de un régimen de precarización como es el trabajo “jornalero” -es decir el trabajo de contratos por día. Ahora, directamente, no lo convocan a trabajar. Este compañero, que tiene nueve hijos, está hace 11 años bajo estas condiciones de miseria.

A esto se sumó que esa elección organizada por el Sipreba (el nuevo sindicato de prensa nacido desde sus bases) debió hacerse en la vereda del diario porque la empresa no cedió ni lugar ni padrón. Se trata de una política sistemática: ahora se oponen a colocar las urnas dentro de Clarín para las elecciones generales del Sipreba del próximo 28 de abril.

Por estos motivos, durante la última asamblea realizada este martes 12, se votó en forma unánime realizar un petitorio para exigir la reincorporación inmediata para el delegado electo de Zepita y el respeto de sus fueros, así como también el reconocimiento pleno de esa elección. También reclamar a la empresa que se permita la elección general del Sipreba dentro de Clarín.

Se votó continuar con las asambleas para evaluar nuevos pasos. La lucha sigue.

Etiquetas: