Fallo: un gran triunfo de los trabajadores de Radio Nacional

Lun 16 Mayo 2016

RTA deberá devolver los salarios descontados a los suspendidos por la huelga de 2009

Un fallo que sienta nueva jurisprudencia para el movimiento obrero supone, para los trabajadores de Radio Nacional, un enorme triunfo ya que Radio y Televisión Argentina (RTA) –su patronal- deberá pagar los salarios descontados a los compañeros que fuimos suspendidos en el 2009 por la realización de una huelga impulsada por el entonces recientemente creado sindicato Atrana.

 La acción penal por la realización de la medida, iniciada ese año por la patronal-gobierno contra los compañeros de la radio, ya había sido desestimada por la jueza María Romilda Servini de Cubría, pero faltaba resolver -por la apelación patronal- el reclamo que realizamos por los abultados descuentos salariales que nos realizaran entonces.

 “En concreto, los actores fueron suspendidos por haber ejercido un derecho que goza de amparo constitucional, lo cual evidencia el carácter injustificado de la sanción…”, dice el fallo y añade que “como consecuencia, dado que las suspensiones disciplinarias dispuestas por tal motivo resultan injustificadas, la pretensión de pago de los salarios caídos durante el lapso de la suspensión resulta procedente”.

 La decisión de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo es un nuevo triunfo judicial, que se suma al que ya había se había conseguido en 2010, cuando la jueza Servini de Cubría desestimó la denuncia penal presentada por la radio, que pretendió achacarles a los compañeros la comisión del delito de interrupción de las comunicaciones. “En los hechos acaecidos el 25 de junio de 2009 en radio Nacional no se ha configurado ilícito alguno, en tanto la transmisión de las emisoras de esa radio no fue interrumpida por la agrupación denominada Atrana, sino que fue reprogramada por los Gerentes de operaciones a los fines de sortear las complicaciones que trajo aparejado el paro de 12 horas que aquellos llevaban a cabo en la fecha indicada.”

 La decisión de la Justicia dio por tierra con las falsas acusaciones de la patronal kirchnerista de Eduardo García Caffi, que en su afán de armar una causa acusó a los huelguistas de haber “violentado un mueble de vidrio” y de haber golpeado a compañeros para “tomar la radio” e “interrumpir la transmisión”.

 De esta manera, se cierra un proceso que comenzó hace 7 años, cuando el por entonces denominado Sistema Nacional de Medios Públicos suspendió por 30 días a 18 trabajadores de la radio, 11 de los cuales eran parte de la comisión directiva de Atrana.

 Fue un ataque antisindical y contra los trabajadores de la emisora sin precedentes, al menos en democracia. En una actitud inédita en la radio y en el sector público, con agentes de seguridad, impidieron el ingreso a la radio de los compañeros suspendidos. También fue inédito y brutal que la suspensión fue la máxima permitida por la ley para casos de suma gravedad.

Pero finalmente fue un boomerang. El fallo a favor de los compañeros tiene, incluso,  consideraciones de una importancia que trasciende a Radio Nacional y que suman jurisprudencia favorable para todos los trabajadores.

En los fundamentos puede leerse que “si bien los trabajadores del caso no gozaban de la tutela sindical prevista en la ley 23.551, ello no los priva de la protección genérica que el art. 14 bis de la Constitución Nacional establece a favor de los gremios y los trabajadores en el ejercicio de la libertad sindical, entendida ésta como el conjunto de derechos, potestades, privilegios e inmunidades otorgadas por las normas constitucionales, internacionales y legales a los trabajadores (en la faz individual) y a las organizaciones voluntariamente constituidas por ellos (en la faz colectiva), para garantizar el desarrollo de las acciones lícitas destinadas a la defensa de sus intereses y al mejoramiento de sus condiciones de vida y trabajo”.

Lo sustancial, sin embargo, es que los trabajadores de la radio no se amilanaron, se recompusieron y fueron concretando uno por uno los pasos para revertir la situación, que terminó con el logro de la inscripción del sindicato y la reconstitución de la actividad gremial. Y ahora alcanzaron este enorme triunfo.

Cecilia Bari

Secretaria General de Atrana

 

 

 

Etiquetas: