Histórica asamblea en Editorial Atlántida

Dom 30 Mayo 2010

Por primera vez en 35 años, los trabajadores de prensa de Editorial Atlántida realizaron una asamblea general dentro de la empresa en reclamo de un aumento del 30%. El hecho histórico se magnifica ya que en Atlántida-Prensa no hay delegados.
Venciendo todos los temores y a pesar de la presión patronal para impedir la asamblea, más de 100 trabajadores se agolparon en el hall de entrada de la editorial hartos del derrumbe salarial que soportan desde siempre y que se incrementó con la compra de la empresa por parte de la mexicana Televisa hace ya tres años.
En los últimos meses, dos petitorios recorrieron las redacciones que al reclamo salarial sumaban el pago de horas extras, el blanqueo del personal en negro y varias reivindicaciones más.
Aprovechando la ausencia de organización gremial la patronal mexicana ahondó el camino emprendido contra las condiciones de trabajo en Atlántida aumentando la jornada de trabajo y la polifunción.
La inflación creciente y la ausencia de anuncios de aumentos crearon el caldo de la organización colectiva. A las reuniones organizadas fuera de la empresa para organizar los petitorios, les siguieron los carteles de denuncia en los baños y la exigencia al sindicato de que los represente frente a la patronal.
La patronal, desorientada por la profundidad del movimiento se quiso curar en salud y otorgó un aumento del 8% y la promesa de algunas efectivizaciones.
Como no pasaba nada, y en rechazo a la oferta empresaria, los periodistas decidieron convocar a una primera asamblea con la presencia de la Utpba.
La editorial informó entonces que se les había traspapelado otras dos cuotas del 6% cada una de aumento y que armaba un plan de efectivización en serio. Bajó el jefe de personal a las redacciones pidiendo que no se haga la asamblea y que Atlántida tenía una gran tradición de resolver los temas puerta para adentro. En Para Tí y en Gente, los editores indignados se le fueron al humo planteándole que la asamblea se hacía igual.
Finalmente, la empresa sacó un comunicado prohibiendo la asamblea en horario de trabajo y exigiendo que se realizase en un lugar apartado del edificio y sin la presencia del sindicato.
Los trabajadores decidieron entonces auto-convocarse en el hall para permitir el ingreso de la Utpba. Ante el hecho consumado, empresa aceptó el ingreso del sindicato. La antigua escalera de mármol de Atlántida se transformó en una tribuna de lucha de los periodistas.
A partir de la asamblea, se están sucediendo las audiencias en el ministerio. El ascenso de la lucha de los trabajadores debe permitirles poner en pie una comisión gremial interna respaldada en los mandatos de asamblea.

Etiquetas: