La libertad sindical y el gremio de prensa

Vie 30 Ene 2009 El 11 de noviembre pasado la Corte Suprema emitió el fallo por el que declaró la inconstitucionalidad del artículo de la ley de asociaciones sindicales que permitía ser delegado de los trabajadores sólo a quienes estuvieran afiliados a gremios con personería gremial.

Inmediatamente la CGT puso el grito en el cielo. La CTA , en tanto, lo celebró, aunque admitió que la sentencia estaba, incluso, "a la izquierda" de sus pretensiones. Esto porque la "central alternativa" siempre disputó por arriba, mediante presiones al Estado y al Gobierno de turno, el unicato de la CGT y nunca aspiró a otra cosa que a lograr que del monopolio sindical se pase a un "duopolio sindical".

La CTA se llamó a silencio y deja hacer al gobierno que, por la vía de la reglamentación y/o de los bloqueos vía Ministerio de Trabajo, intentará limitar drásticamente los alcances de la norma dictada por la Corte.

La burocracia de la Utpba , que está adherida a la CTA , es una enemiga de la libertad sindical. Esto quedó demostrado cuando en las elecciones pasadas quiso proscribir la participación del Frente Naranja Violeta e Independientes con argumentaciones que hasta el propio Ministerio de Trabajo entendió como antidemocráticas. Gracias a una gran movilización, su pretensión fue derrotada.

Otra evidencia es su política hacia la organización gremial de los lugares de trabajo. Primero desalienta la afiliación y luego la exige como requisito indispensable para ser delegado, incluso en las empresas nuevas o demora meses la convocatoria a elecciones con excusas diversas y trabas leguleyas. Hace 17 años que no convoca a una reunión del
Cuerpo de Delegados del gremio y no ha dado un solo paso para que la principal empresa del gremio, Clarín, vuelva a tener delegados.

El monopolio sindical es esencial para la burocracia, que aspira siempre a ejercer una intermediación exclusiva con las patronales y el Estado, que la sostienen y alimentan. De ahí surgen sus prebendas. La lucha por la libertad sindical es, entonces, una lucha esencialmente antiburocrática.

Aunque el fallo de la Corte es importante, no hay ninguna posibilidad de ampliar la libertad sindical sino se desaloja la burocracia de los sindicatos.
La clave de la sentencia, sin embargo, está en su repercusión en los lugares de trabajo.

El fallo de la Corte , podría ser útil para ampliar la sustentación de los procesos organizativos más embrionarios, o de los más débiles. Podría abrirse la posibilidad para los compañeros de encontrar una protección legal mientras la burocracia les demora la convocatoria a elecciones.

La Naranja de Prensa llama a los compañeros abrir una deliberación sobre las posibilidades que abre el fallo de la Corte, con vistas a elegir delegados en todas las empresas que no los tienen.

Esto se tornará acuciante en la etapa que se avecina, donde las patronales pretenderán escudarse en la crisis capitalista para congelar salarios y despedir.
Etiquetas: