La Nación: cinco minutos de aplausos contra un despido injusto

Sáb 15 Oct 2011
Ataques a la libertad de expresión y ajuste en el diario de los Mitre

La patronal de La Nación despidió esta semana al reconocido periodista Claudio Minghetti, cronista de espectáculos del diario que conduce, además, la Asociación de Críticos Cinematográficos de la Argentina. Aunque la patronal no le dio explicaciones, el compañero denunció -y es vox populi- que en el despido pesaron motivos ideológicos: a la patronal “no le gustó” la crítica favorable que el periodista hizo de la película “Juan y Eva”.

Estamos frente a un alevoso ataque contra la libertad de expresión, que exhibe una clara discriminación ideológica. Con el agravante de que cercena el ejercicio de una crítica estética, es decir que incurre en un crimen cultural. Tiene, también, la marca de la canallada: el diario dispone de toda una estructura jerárquica por encima del periodista para administrar a su antojo qué publica y qué no. Sin embargo, lejos de un descuido editorial, el diario prefirió eludir el rechazo a la publicación del artículo para no abrir el debate sobre los argumentos de su decisión. Optó así por el terror para superar su cobardía intelectual.

Pero no parece haber tenido éxito: cuando Minghetti fue a buscar sus cosas para retirarse los trabajadores lo respaldaron con 5 minutos de aplausos. Un impresionante gesto de apoyo y valentía de los compañeros de la redacción de La Nación.

Más despidos y ajuste

Desde 2008 para acá, la patronal del diario La Nación esta despidiendo sistemáticamente trabajadores. Empezó por la administración, siguió por los gráficos, y desde el año pasado está despidiendo sectores de la redacción. Solo la última semana echaron a tres correctores, un archivista, un editor fotográfico y un periodista de la sección espectáculos.

Tienen una política de prejubilar a la fuerza. O directamente les plantean a los empleados despedidos que no dan con el perfil. Una excusa ridícula cuando es lanzada no a postulantes a un cargo, sino a trabajadores que se desempeñan en sus tareas hace más de 15 años.

Estos despidos potencian aun más las condiciones de flexibilidad y precarización laboral dentro del diario de los Mitre, ya que no se repone a la gente que se despide o a los que se jubilan, aumentando la tasa de trabajo entre los trabajadores de la redacción.

Estos despidos en un cuadro de negociación paritaria de todo el gremio de prensa con la cámara que representa a las patronales de los diarios vienen a embarrar la cancha. ¿De qué condiciones laborales se puede hablar en una mesa de dialogo, mientras la patronal que encabeza la representación patronal está despidiendo empleados mes tras mes?

Es necesaria una acción conjunta de todo el gremio de prensa para frenar los despidos en La Nación, reincorporar a todos los compañeros y defender las fuentes de trabajo.

 

Etiquetas: