La Naranja de Prensa participa con una delegación de la Jornada Nacional de Lucha por Lear

Mar 15 Jul 2014

La Naranja de Prensa se solidariza con los trabajadores de la planta autopartista Lear, que vienen enfrentando un feroz ataque por parte de la patronal norteamericana con 170 despidos y 330  suspensiones desde el año 2013.

Con la complicidad activa del Ministerio de Trabajo y de la burocracia del Smata, el conflicto de Lear se desarrolla en el contexto de la crisis que atraviesa toda la industria automotriz, que después de sumar varios años de ganancias extraordinarias -Lear facturó en el 2013 unos 16.000 millones de dólares a nivel global-, las empresas pretenden descargar sobre las espaldas de los trabajadores. 

Pero Lear también es un caso testigo para toda la clase trabajadora, que ve cómo a través de los paros, cortes y bloqueos en la fábrica se ha trazado un camino de respuesta ante la crisis y el ajuste. 

En efecto, a pesar de la militarización de la fábrica por parte de la Gendarmería y de la Bonaerense, y de los intentos de intimidación hacia los que siguen trabajando, la empresa casi no ha logrado poner la fábrica en funcionamiento, mientras los trabajadores siguen sumando solidaridades.

El miércoles 16 de julio los trabajadores de la Naranja de Prensa participaremos activamente de la jornada de lucha votada por los trabajadores de Lear, por la reincorporación de todos los suspendidos y despedidos. Llamamos a todo el gremio de prensa a incluir el paradigmático conflicto de Lear en los debates asamblearios, a deliberar y sacar conclusiones de esta lucha ejemplar y a sumarse a la jornada.

Entrevista a Silvio Fanti, delegado de Lear: “Quieren descabezar a una interna combativa”

 

-¿Por qué la patronal inició suspensiones y despidos masivos?

SF: Los despidos son para descabezar la interna y terminar con el activismo, que no está con el Smata de Pignanelli, y así dejar desprotegida a la fábrica, para echar gente con antigüedad o con problemas de salud por las condiciones de trabajo. Por otro lado, la industria automotriz procesa una enorme crisis, y las patronales, la burocracia y el gobierno no quieren un sector de trabajadores que pueda ser un canal de organización independiente para enfrentar los planes de ajuste.

-¿Qué tipo de acciones toma la patronal en contra de la lucha?

SF: El desalojo pedido por la patronal puede indicar que ya no tienen sobre stock. En Ford y Gefco (logística del grupo Ford que funciona dentro de la planta) hicieron el colchón para aguantar el bloqueo. Nosotros la veíamos venir, porque en lo que va de 2014, mientras Ford producía 540 piezas diarias, nosotros producíamos entre 50 y 70 menos por día; es muchísimo, porque se maneja con just in time, se entrega en la medida que Ford produce.

-¿Cómo actúa el gobierno?

S: El Ministerio de Trabajo, a partir de las primeras 330 suspensiones, le informó a la empresa y al Smata para que se presenten y el Smata no interviene, no hay un fallo a favor a partir de eso. Tampoco interviene dictando la conciliación obligatoria ni obligando a la patronal a retroceder con los despidos y suspensiones. Tampoco hace nada respecto de que la patronal no deja entrar a los delegados.

Al mismo tiempo, el gobierno ha puesto al servicio de la patronal a la Gendarmería, que en la jornada nacional reprimió a todos los compañeros que realizaron una acción en la Panamericana.

-¿Cómo continúa la lucha?

SF: No han logrado desmoralizarnos como pretendían. La fábrica está unida. Ya realizamos dos jornadas donde discutimos con los compañeros que aún están trabajando no entrar, y la respuesta de estos compañeros fue muy positiva. Estamos realizando paros efectivos, aunque no podamos ingresar los delegados. Los compañeros nos señalaron que ellos también se sienten desprotegidos y quieren que los delegados estemos adentro para apoyar su lucha. Esta unión entre los que están adentro y afuera es una clave para conquistar la reincorporación de todos los despedidos.

 

 

 

Etiquetas: