La Naranja de Prensa, sobre la reforma de los estatutos del SiPreBA

Mar 21 Nov 2017
De cara a la Asamblea General en el gremio de prensa

Asamblea general del SiprebaAsamblea general del Sipreba

Desde La Naranja de Prensa llamamos a participar activamente de la Asamblea General del SiPreBA convocada para el sábado 25 de noviembre en la sede de ATE Nacional (Avenida Belgrano 2527). Para discutir y votar nuestro nuevo estatuto y para que los trabajadores de prensa elaboremos un plan de lucha para enfrentar los ataques patronales y del gobierno.

Durante 2016, una comisión de compañeros y compañeras votada en la última asamblea general del gremio trabajó en una reforma de los estatutos de nuestro sindicato. Se trata de un paso más para sentar las bases de qué sindicato queremos y para qué lo queremos.

La reforma del estatuto se procesa en medio de duros golpes contra los trabajadores de prensa. Despidos masivos, retiros voluntarios por todos lados, achique o cierre de empresas, pago en cuotas o no pago de los salarios, ataques a la libertad sindical y censura, son algunas de las manifestaciones de un cuadro de virtual catástrofe que se abate sobre periodistas y trabajadores de prensa. El gremio perdió más de 1.500 puestos de trabajo solo en la Capital Federal, y a esto se suma el intento de cierre de la agencia DyN. 

Las patronales están avanzando en forma arrolladora con la convergencia, la multitarea que violan nuestros convenios. Cuentan, aún, con el invalorable aporte de la burocracia de la Utpba, un lastre para los trabajadores de prensa y una aliada para las empresas y el Estado a la hora de imponer, una tras otra, paritarias a la baja. 

Además, estamos ante un ataque en regla del gobierno a los sindicatos “simplemente inscriptos” que, como el nuestro, son el resultado de procesos de lucha contra las diferentes burocracias. 

En ese contexto, la reforma del estatuto, mediante el cual se rige la vida sindical interna del SiPreBA, debe ser un aspecto que esté ligado a la construcción y fortalecimiento de un sindicato con mayor democratización, en función de tener más fuerza para luchar contra estos atropellos patronales. 

Las reformas en las que la comisión alcanzó un consenso incluyen la creación de nuevas secretarías como Previsión Social (jubilados) y Medios Alternativos, la no reelección del cargo de Secretario General, la ampliación de la participación de las compañeras en cargos electivos, entre otros.

El SiPreBA tiene en su nacimiento la marca histórica de la conquista de la paritaria general de prensa escrita, de los paros generales convocados en plenarios masivos, de la imposición de los paritarios electos en asamblea y responsables ante ellas, de los plenarios de delegados, de las asambleas de base.

Es también la síntesis de años de lucha contra la burocracia del viejo sindicato que mediante el fraude y la adaptación de sus estatutos se arrogó una representación que no le correspondía.

Nuestro estatuto debe reflejar este espíritu y esa historia. Con una Comisión Directiva que rinda cuentas y refleje el proceso vivo de la lucha del gremio, con elecciones democráticas y transparentes que incluyan a todas las fuerzas gremiales. Así fortaleceremos el sindicato y lo pondremos en la primera línea de las actuales y próximas luchas.

Respecto de algunos puntos importantes, como el Régimen Electoral, no se ha alcanzado acuerdo y habrá varias propuestas elaboradas por la comisión. Desde La Naranja de Prensa abrimos el debate a todo el gremio poniendo en conocimiento público nuestros argumentos y propuestas.

Régimen electoral

Sobre este punto, desde la Naranja de Prensa planteamos que el funcionamiento de nuestro sindicato debe estar regido por el principio más amplio de democracia sindical.

Esto implica un mecanismo de representación fiel y estricta a los resultados que hayan obtenido las diferentes listas votadas por los trabajadores afiliados.

Nuestra propuesta fija que los primeros tres cargos (Sec. General, Adjunto y Gremial) sean para la lista mayoritaria y los subsiguientes se repartan de forma proporcional (sistema D’Hont) según el porcentaje de votos obtenidos por cada lista.

En contraposición se ha presentado otra moción en la que se plantea un piso para acceder a la minoría y a la vez un techo en los cargos a distribuir. Esto implica que, independientemente de los votos obtenidos por las listas, siempre se distribuirán los mismos cargos. Se pretende reconocer el carácter de minoría solo si supera el 20% de los votos y no importa que obtenga el 49% o más, le corresponderán la misma cantidad de cargos. Esta propuesta llega incluso al extremo de distribuir un par de cargos más si son dos, las listas minoritarias, fomentando aún más la división.

Consideramos que la forma de tener un sindicato fuerte y defenderlo de rupturas y escisiones es manteniendo un principio estricto de democracia y representatividad; lo contrario a la consagración de minorías que tengan solo cargos accesorios, y opuesto a su vez a la sobre-representación de listas mayoritarias o de primeras minorías.

Desde La Naranja creemos que un sindicato fuerte es aquel que mejor captura y orienta la energía de sus bases. La fortaleza de una organización de lucha y dinámica no deviene de conducciones que monopolicen el poder. Por el contrario, si todas las expresiones políticas y gremiales tienen el lugar que les corresponde y se han ganado con votos, la organización canalizará mejor la iniciativa y creatividad de sus bases y las tendencias que aniden en ellas.

La “gobernabilidad”, entendida como la intervención del sindicato en luchas y conflictos y su posicionamiento sobre los temas que competen al gremio de prensa, será garantizada a través del voto y debate en la comisión directiva y el posterior acatamiento de lo resuelto por mayoría en ese órgano.

En relación a la elección de la Junta Electoral también existe un debate. Desde nuestra agrupación planteamos un mismo principio de proporcionalidad que en la elección general. En contraposición hay una segunda moción que plantea un piso del 20% haciendo la participación de las minorías en la Junta Electoral aún más restrictivas que en el estatuto de la UTPBA.

Jubilados de prensa

Hoy, el estatuto social de SiPreBA sólo permite ser parte del sindicato a aquellos compañeros jubilados de prensa que hayan estado afiliados al SiPreBA al momento de jubilarse. De esta forma, la gran masa de trabajadores jubilados de prensa está afuera. Proponemos que puedan ser parte del sindicato todos los compañeros jubilados, independientemente del sindicato de prensa al que hayan estado afiliados al momento de jubilarse.

Consideramos que el motor principal de la construcción sindical son los trabajadores activos en el ejercicio diario de su labor y su lucha gremial, en contradicción permanente con sus patronales. Por este motivo creemos que la Comisión Directiva debe ser votada y estar confirmada solo por trabajadores activos.

Sobre la participación de los Jubilados en la vida del sindicato

En pos de la lucha por las reivindicaciones históricas de los jubilados y en la perspectiva de luchar con ellos, codo a codo, por el 82% móvil y para acceder a una cobertura de salud adecuada proponemos la creación de una secretaría de Previsión Social conformada y votada por los compañeros jubilados.

A su vez promovemos la participación de los compañeros jubilados en las asambleas ordinarias (memoria y balance) y en las asambleas extraordinarias que discutan cuestiones generales. No así en las asambleas extraordinarias que tengan el objetivo de dirimir y discutir cuestiones inherentes a los trabajadores activos, como por ejemplo el resolver medidas de acción directa.

En contraposición existe una segunda propuesta que plantea que los jubilados participen activamente de todos los cargos de la comisión directiva y de todas las asambleas con voz y voto independientemente del temario a tratar.

La participación de los jubilados es una de las herramientas con las que cuentan las diferentes burocracias sindicales para perpetrar todo tipo de fraudes electorales y en las asambleas de trabajadores. La dificultad de control de ese padrón y la falta de contacto con las asambleas de base es la clave para la tarea. Desde La Naranja venimos denunciando históricamente al viejo sindicato por este motivo y creemos que el SiPreBA no debe repetir esa historia. La propuesta que hacemos es una síntesis de las que usan el sindicato de Areonavegantes y FOETRA (telefónicos)

- Por un sindicato democrático y de lucha

- Basta de despidos en todo el gremio

- No al cierre de DYN