La Naranja llama a parar el 31

Vie 27 Mar 2015
Por el 40% de aumento - Por paritarias sin techo salarial

El reclamo es elemental: para un trabajador casado con un salario bruto de $21.000 (y un neto apenas por encima de la actual canasta familiar) el impuesto se lleva dos sueldos anuales. Cuando se computan todos los impuestos (IVA y otros), se tiene que el Estado termina absorbiendo casi la mitad del salario. En cambio, los empresarios y los bancos reciben todo tipo de subsidios y exenciones impositivas. En los últimos cuatro años, la recaudación de “ganancias” sobre el salario se duplicó, mientras que el mismo impuesto sobre las empresas sólo creció un 25%.

El gobierno dice que si se modifica este impuesto se vería afectada la Asignación por Hijo. Es una confesión de que los planes sociales los financian los trabajadores y no las patronales que “se la llevan en pala”.

Ni se les pasa por la cabeza establecer un impuesto a la renta financiera, siendo que los bancos tienen récord de beneficios.

El paro del 31 contra el impuesto al salario debe ser masivo. Pero no es la única reivindicación. Hay problemas urgentes, como el trabajo precarizado y en negro, la pérdida de poder adquisitivo del salario y las jubilaciones, los despidos y suspensiones crecientes.

El gremio de prensa viene de protagonizar una jornada de lucha en reclamo de la participación en las paritarias, manejadas a su antojo por la burocracia decrépita de la Utpba. La movilización desarrollada por el Plenario de Delegados frente al ministerio de Trabajo reclamó por un piso salarial de aumento del 40 %, $3.000 de compensación por el desfasaje del año pasado y el pase a planta de los colaboradores, entre otros reclamos. Fue una acción de lucha que prepara el terreno de la presentación de nuestro nuevo gremio, independiente del Estado y las patronales con el que daremos batalla por nuestras reivindicaciones.

Llamamos a las agrupaciones referenciadas en el Plenario de Delegados de Prensa Escrita a adherir y organizar el paro  y a realizar asambleas en todas las empresas periodísticas.

La Naranja de Prensa

Etiquetas: