La UTPBA ataca a los luchadores y encubre a Pedraza

Vie 21 Ene 2011

A través de la pluma de Jorge Muracciole (Tiempo Argentino, 9/1), la dirección de la UTPBA decidió sumarse a la campaña de ataque del gobierno nacional contra el Partido Obrero y los trabajadores tercerizados del ferrocarril. La burocracia que dirige el sindicato fue incapaz de sumarse a la campaña por el juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, siquiera mediante la convocatoria a la más mínima iniciativa. Pero no tiene ningún empacho en jugar como segundo violín del gobierno en su campaña contra los compañeros de Mariano.

Con un tono "progre", el burócrata de la UTPBA se propone dialogar con "la izquierda obrera" para poner la mirada sobre los "cortes de vías", un método según él "funcional a la derecha", basándose en conceptos de "Trotsky" y "Marx" (!). Muracciole dice que los cortes alimentan el discurso de la "mano dura", pero no dice nada del discurso de Garré y Verbitsky en su campaña de difamación contra los trabajadores ferroviarios. La UTPBA se suma al discurso de la "seguridad democrática": judicialización de la protesta -perseguir con el Código Penal- y gases. Por eso tampoco denuncia el procesamiento de Merino, Hospital y otros trabajadores del PO, compañeros de Mariano, a pedido del gobierno.

El dirigente utpbista dice que se debe hacer un "análisis concreto de la situación concreta" a la hora de abordar los métodos de lucha. Pero para la UTPBA cualquier situación "concreta" deriva en un principio general: no luchar, como lo viene haciendo hace 26 años.

Muracciole dice que el corte del 23 de diciembre fue innecesario, ya que el asesinato de Mariano permitió que el problema de la tercerización tomara "visibilidad pública", permitiendo que "el Ministerio de Trabajo en su máxima representación" tuviera como "horizonte la gradual incorporación a planta de más de 2.000 tercerizados". Pero Muracciole construye su propia historia. El Ministerio incumplió todos los acuerdos firmados. El gobierno no pasa a planta a los tercerizados ni reincorpora a los despedidos porque mantiene un pacto con Pedraza en la gestión del ferrocarril.

Muracciole debería exigirle al gobierno que rompa con Pedraza, que lo expulse de esa gestión que comparte con los privatizadores y el propio Estado.

Desde qué lugar

De todas maneras, y si de "visibilidad" de las tercerizaciones se trata, la UTPBA y su consejero de luchadores, Muracciole, no se han dado por enterados en el gremio de prensa. No sólo en relación con la cuestión abrumadora e histórica de los colaboradores: en el conflicto de los tercerizados de La Nación, la burocracia mantuvo silencio de radio. Apoyar una lucha contra la patronal de los Mitre ¿habría sido "hacerle el juego a la derecha"? Lo mismo cuando los trabajadores de Crítica enfrentaron el vaciamiento del "neoliberal" Mata, con el boicot activo de la conducción del sindicato. Sin enfrentar a ninguna patronal, ni oficialista ni opositora, intenta darle lecciones al PO. Una farsa completa.

El utpbista también echa mano al argumento de que el corte habría sido "minoritario" porque no consultó "las asambleas de base" de los tercerizados. Pero Muracciole y la UTPBA no pueden siquiera hablar del tema. Una dirección sindical que no convoca a asambleas, que patotea y golpea a los trabajadores que reclaman la solidaridad en un conflicto, que trucha los padrones y se los oculta a la oposición, que le birla su derecho a la minoría, se ubica claramente en el campo de los burócratas, no de los luchadores. La democracia en los sindicatos se encuentra reducida a su mínima expresión, cuando no completamente suprimida, en función de sostener a camarillas descompuestas como son los Pedraza y los utpbistas tipo Muracciole.

Muracciole no sólo ataca a los ferroviarios y al PO por una cuestión de alcahuetería. La burocracia de periodistas es consciente de que el avance de la lucha de los tercerizados sería un paso gigante para todo el movimiento obrero y, por supuesto, para los trabajadores de prensa. Ello se vio en la enorme respuesta que dieron los trabajadores en las redacciones el día del asesinato de Mariano Ferreyra. Para la UTPBA, el triunfo de los tercerizados del Roca amenaza su misma condición de burocracia parasitaria.

La Naranja de Prensa, en cambio, está hasta el final con la lucha de los tercerizados y de los trabajadores. Por una nueva dirección en los sindicatos. Por el juicio y castigo a todos los responsables del asesinato de Mariano Ferreyra.

Etiquetas: