Los trabajadores de prensa contra las paritarias a la baja y la ofensiva patronal

Lun 27 Jul 2015

El gremio de prensa, convocado por el Sipreba, ha resuelto enfrentar el magro acuerdo a la baja firmado por la Utpba, las cámaras empresarias y el ministerio de Trabajo kirchnerista. Lo hace con los métodos que permitieron, desde hace cuatro años, la reorganización gremial de base y la construcción de un proceso de moralización: las asambleas, los quites de firmas y los paros.

En Clarín, el jueves 23, unos 350 compañeros realizaron una asamblea y cese de tareas durante más de dos horas y media. Allí rechazaron los aprietes de la empresa, que el día anterior había mandado una carta advirtiendo que el plan de lucha ponía “en riesgo la continuidad laboral”.

“Las medidas de protesta son un derecho de los trabajadores y no constituyen ninguna amenaza”, expresó la asamblea con firmeza mientras respaldó a la Comisión Interna ante los ataques de RRHH. Asimismo, en reclamo por el aumento salarial y contra las amenazas, se votó ratificar el quite de firmas de la edición del viernes 24 de julio en todos los diarios de AGEA (Clarín, Olé, Muy, La Razón, revistas), el cual fue masivo y contundente. 

La asamblea –que se volverá a reunir el jueves 30– también ratificó los puntos del reclamo: no menos de 30% para los salarios reales en no más de dos cuotas, la última en agosto; que las dos sumas fijas, 2.100 pesos en total, se paguen en 2015; que se traslade el mismo aumento a todos los colaboradores, los permanentes y circunstanciales.

Son las mismas banderas en todo el gremio. Los trabajadores de Tiempo Argentino realizaron dos horas de paro y quitó sus firmas de la edición del día siguiente. No hay mayor clarificación política que la de los trabajadores de los medios de Magnetto y Szpolski nucleados bajo el mismo reclamo, organizados bajo la misma pelea.

En Tiempo votaron además un mandato para profundizar las medidas con paros de dos y tres horas para la semana que viene, coordinar un quite de firmas y organizar una movilización. En el diario Perfil, Página 12, El Cronista Comercial, BAE, Infonews, Infobae y Revista 23 también hubo asambleas y cese de tareas.

En Télam, una gran asamblea repudió las provocaciones patronales contra la comisión interna, y respaldó la lucha que vienen dando los reporteros gráficos por el reencuadramiento salarial y a las trabajadoras que reclaman la guardería dentro de la agencia (una vieja conquista eliminada por gestión kirchnerista). Los compañeros resolvieron convocar una nueva asamblea para la semana próxima emplazando a la empresa.

Estamos en un escenario de movilización de las distintas redacciones que repudian y accionan ante los magros porcentajes firmados (30, 27 y 26 por ciento, en tres cuotas, la última en enero de 2016), pero cuyo espíritu de lucha trasciende el marco económico: se trata de la afirmación de la herramienta que hemos conseguido los trabajadores de prensa producto de la experiencia y con la que hemos fundado nuestro nuevo sindicato, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba).

Es por eso que las patronales buscan golpear precisamente en ese eje: Cristóbal López, en Minuto Uno, despidió a dos delegados fundadores del sindicato; en Télam, la conducción camporista denunció a la Comisión Interna; lo mismo en Clarín, donde la empresa criticó que “las divergencias entre la conducción interna y su gremio arrastren irresponsablemente a un conflicto de todo el personal de prensa con AGEA”. En Perfil la Justicia procesó penalmente a la Comisión Interna en una causa penal armada por Fontevecchia ante la huelga contra los despidos de fines de 2013; y los Olmos vienen atacando desde el año pasado la libertad sindical en Crónica y BAE.

Hay una clara ofensiva de las patronales no sólo para paralizar los reclamos, sino para buscar quebrar, fundamentalmente, el proceso de reconstrucción gremial que tuvo su vértice en el nuevo gremio de prensa. Es esencial profundizar esta lucha inmediata por mejorar los sueldos y las condiciones de trabajo. Serán estos los métodos que permitirán consolidar al Sipreba y colocarlo como un polo de referencia para todos los trabajadores de nuestro gremio. 

Etiquetas: