clarín

Luego de 7 años de movilizaciones y una firme batalla judicial, volvió a ingresar a Artes Gráficas Rioplatense (AGR) Pablo Viñas, congresal de la Naranja Grafica, militante del Partido Obrero y único representante gremial despedido al que Clarín negaba su ingreso en la fábrica.

Se reincorporó tras quedar firme la medida cautelar que ordena la reinstalación, luego de ser rechazado el Recurso Extraordinario presentado por los abogados del Grupo Clarín para que la Corte Suprema revisara la medida cautelar que beneficia al congresal gráfico.

Ante una asamblea de trabajadores que hace unos pocos meses le reclamó la convocatoria a paritarias, el secretario adjunto de la nueva directiva de Utpba, Raúl Dellatorre, se defendió diciendo que no era conveniente la discusión colectiva porque Clarín, la principal empresa del gremio y con amplio predominio en la cámara patronal contra la que tenemos que luchar, no contaba con delegados.

El decreto lanzado por el jefe de Gobierno para sancionar con multas y arrestos a aquellos que bloqueen la salida de diarios es, a todas luces, un intento por terminar con el derecho a huelga con el que cuentan constitucionalmente los trabajadores de los medios, sean de prensa, gráficos o de televisión.

Reincorporación de Pablo Viñas en AGR y de Ricardo Junghanns y Marcelo Moreira en Canal 13

Bloqueo a diarios: separemos la paja del trigo y apoyemos la lucha de los trabajadores del grupo Clarín

La Naranja de Prensa expresa su más firme apoyo a la lucha de los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatense (AGR) contra la patronal negrera del Grupo Clarín, que ha convertido a la planta en una cárcel. Denunciamos que los Noble-Magnetto ejercen sistemáticamente la represión contra los derechos sindicales de los trabajadores de todas sus empresas, siendo los casos más emblemáticos la prohibición de la organización gremial en la más importante de ellas, el diario Clarín, y el desconocimiento de los fallos judiciales que han ordenado la reincorporación de delegados despedidos en Canal 13.

La Naranja de Prensa repudia agresión del ministro de Economía a los periodistas Candelaria de la Sota y Martín Kanenguiser –de Clarín y La Nación- a los que comparó con “los que limpiaban los baños de los nazis” y especialmente su invitación a “renunciar al diario”. Boudou no habla desde su derecho individual a la libertad de expresión sino desde el ejercicio del poder estatal contra los trabajadores de prensa.

Informamos a todos los compañeros del gremio con gran satisfacción que los trabajadores del diario Clarín realizaron hace minutos el aplausazo en solidaridad con la lucha de Crítica. De esta manera, los compañeros del gran diario argentino se sumaron a la jornada de lucha votada por los dos plenarios de delegados auto convocados, de cuyas resoluciones surgieron aplausazos, asambleas y paros en casi 20 redacciones de diarios, revistas, canales y radios de Capital Federal, GBA y el interior.

La patronal de Clarín, donde los trabajadores de prensa no cuentan con comisión interna desde hace 10 años, decidió curarse en salud y avisó que otorgará un aumento del 23% en dos cuotas y $500 en agosto por única vez.

Se calcula que este año la inflación rondara el 30% o incluso más. El diario Clarín, en sus páginas, no tiene ninguna duda al respecto. Es, incluso, el principal difusor de los aumentos, aún mayores al incremento general de los precios, en rubros como los alimentos, la educación, la medicina privada, los garages, los combustibles y los útiles escolares, entre otros.
Sin embargo, Clarín mantiene congelados los salarios de sus trabajadores desde hace muchos meses.

El sábado 28 de marzo el Gobierno y el Grupo Clarín llevaron su enfrentamiento por el reparto del negocio mediático argentino a las páginas del matutino de Ernestina de Noble. En hojas enfrentadas, con gran destaque, el diario editó al embajador en EE.UU., Héctor Timerman y al monopolio, en dos artículos que tienen en común la curiosidad de que lo más importante es lo que ocultan antes que lo que dicen.

Las conducciones de la Utpba y Fatpren ni abrieron la boca frente al ataque y la censura oficial al periodista Ismael Bermudez, del diario Clarín. Hicieron causa común con de los funcionarios del Ministerio de Trabajo, encabezados por su titular, Carlos Tomada, quienes impidieron al compañero participar en las conferencias de prensa de ese Ministerio.

El caso de Ernestina Herrera de Noble y sus hijos adoptados (se tiene la certeza de que se trata de hijos de desaparecidos) ya es un escándalo judicial.
En tiempo récord, con la sola presentación de un escrito por parte de sus defensores, la dueña de Clarín consiguió que la Sala II de la Cámara de Casación Penal suspendiera un análisis de ADN a los dos jóvenes, una pericia demorada desde hace ya ocho años.

Una solicitada denominada “Carta Abierta a los trabajadores de Clarín” con la firma de FATPREN, el Foro de la Comunicación y otras organizaciones kirchneristas apareció en varios diarios el 29 de enero. La misma interpela a los trabajadores de Clarín por colaborar con “la furiosa e irracional campaña de debilitamiento, desprestigio y derrocamiento de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, lanzada por el directorio del grupo y su CEO, el señor Héctor Magneto”.
El juez Conrado Bergesio se tomó siete años para ordenar que Felipe y Marcela –adoptados ilegalmente por la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble- se sometieran a la prueba de ADN para probar si son hijos de desaparecidos. Lo hizo después de que la Cámara de Apelaciones de San Martín le exigiera realizar la prueba “en forma inmediata y sin más dilaciones”. El apriete, visto como una jugada K en la puja entre el gobierno y Clarín, fue acatado por los Noble sin chistar porque se ajustaba a lo que piden desde 2003.

¿200 inspectores de la AFIP en Clarín y no encontraron nada?

(16-09-2009) El jueves pasado unos 200 inspectores de la Afip desembarcaron en la sede del diario Clarín. Leer mas... »

Mediante un paro total, que atrasó la salida del diario hasta las 9 de la mañana, los trabajadores del diario Los Andes le dieron un golpe ejemplar a la tradicional prepotencia del Grupo Clarín, que pretendió despedir a dos periodistas por sumarse a una asamblea junto a sus compañeros.
Dictada la conciliación obligatoria con los compañeros adentro, el diario finalmente salió a la calle pero con 8 paginas contra las 60 habituales, pegando noticias y sin dar cuenta de la actualidad mendocina.