CN23

Por un paro general del gremio

No a los despidos en televisión

Los despidos masivos en CN23 por parte del empresario Cristóbal López, los del Grupo Olmos en Crónica TV, las 120 cesantías en DeporTv y la situación crítica que atraviesan los compañeros de 360 delatan el agotamiento de una camarilla que con los millones de la pauta oficial formó un sistema de medios. Sus empresarios, hasta ayer “nacionales y populares”, acabado el curro, descargan la crisis sobre los trabajadores.

La edición del viernes 16 de Tiempo Argentino salió sin ninguna firma de los trabajadores de prensa, en apoyo al plan de lucha del gremio por aumento de salarios. En la tapa, sin embargo, se publicó un pequeño editorial firmado por los socios del grupo 23 al cual pertenece el diario.

Allí Sergio Szpolski y Matías Garfunkel informan a los lectores los motivos de la ausencia total de firmas en la edición y semejante acatamiento se explicaría porque para “los accionistas del grupo 23 la libertad sindical es innegociable”.

Desde hace unos meses los trabajadores del canal vienen organizandose por sus derechos gremiales y laborales que son desconocidos sistematicamente por la empresa. En este contexto, la patronal despidió a un motociclista de la redacción, por el que se venia pidiendo la regularización de su situación laboral y su encuadramiento según el Convenio de Prensa Televisada 124/75.
Los trabajadores respondieron con un paro de actividades y la patronal tuvo que retroceder en el despido.

El decreto lanzado por el jefe de Gobierno para sancionar con multas y arrestos a aquellos que bloqueen la salida de diarios es, a todas luces, un intento por terminar con el derecho a huelga con el que cuentan constitucionalmente los trabajadores de los medios, sean de prensa, gráficos o de televisión.