popular

Rebaja los salarios. No paga horas extras, No paga francos trabajados. No paga deudas salariales. No paga títulos Terciarios y Universitarios. Discrimina en los pagos de salarios de las mismas categorías. No paga la antigüedad establecida. Lleva un atraso de 20 años en la recategorización del personal. Discrimina y persigue a quien reclama por sus derechos. Leer mas... »

Los trabajadores de Diario Popular retomaron la pelea por los 250 pesos que les adeuda la empresa respecto del reclamo original de 700 pesos que derivó en un paro histórico tres días.
Mediante ese plan de lucha los compañeros obtuvieron un aumento del 20% (10% en abril, 10 % en mayo), con una garantía salarial de 450 pesos. Ahora van por el resto, porque la inflación se está devorando lo conseguido hasta el momento.
La patronal de los Kraiselburd, dueña de Diario Popular, la Agencia Noticias Argentinas el diario El Día, de La Plata, entre otros medios, es una de las más negreras del sector. Ha amasado su fortuna sobre la base de la superexplotación de los trabajadores, los salarios de miseria y las condiciones deplorables de trabajo. Hay compañeros con 20 años de antigüedad que no alcanzan los $2.500 de sueldo.
Diario Popular: el salario ya no es un coto cerrado de la patronal

Los trabajadores de Diario Popular se encuentran enfrascados en una dura lucha por recuperar el “robo hormiga” al que fueron sometidos sus ingresos en los últimos años y están creando las condiciones para lanzarse a obtener un salario que tenga como básico el costo de la canasta familiar.
Diario Popular: la lucha y las conquistas
(Boletín Naranja, noviembre 2002)

Los trabajadores de Diario Popular lanzaron un plan de lucha para contrarrestar la bruta ofensiva patronal que están sufriendo. Una de las primeras medidas fue dar inicio a una campaña de difusión de la situación que están atravesando, en la que se señalan “las practicas perversas que utiliza la patronal para con sus empleados”.

La OSTPBA deja en el desamparo a los trabajadores de Prensa

LOS CULPABLES DE LA MUERTE DEL COMPAÑERO PEGOLO