Necesitamos un nuevo sindicato

Mar 26 Nov 2013

El recibimiento por parte del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a la burocracia que conduce de manera ilegítima nuestro sindicato es un fuerte llamado de atención para los delegados, activistas y trabajadores del gremio que buscan una salida al problema de la conducción real de la Utpba.

Estamos en presencia de una convalidación oficial a la camarilla que ha desconocido los fallos de la Justicia, truchado padrones, patoteado compañeros y fraguado la asamblea de Junta Electoral para evitar su desplazamiento por la vía de elecciones democráticas y transparentes. El Ministerio de Trabajo ratifica una política que busca rescatar a esta burocracia, como cuando convalidó la asamblea trucha de Junta Electoral o resolvió que las elecciones -más truchas aún- de septiembre se podían llevar a cabo. 

Han pasado ya casi dos meses desde que la burocracia se autootorgara un plazo de sobrevida de seis meses hasta nuevas elecciones. En ese tiempo, la burocracia siguió incumpliendo los mandatos judiciales que surgen cada tanto en la causa que abrió la Lista Multicolor por las elecciones fraudulentas de septiembre pasado, en particular los referidos a la presentación de los padrones.

Algo que es tan elemental en cualquier elección, como que los padrones puedan ser controlados por la oposición, es imposible en la Utpba.

Sobre este tema no habló el ministro de Trabajo con la camarilla, convencido de que en las elecciones de marzo va a volver a consagrarlos como conducción del sindicato.

Es preciso cortar de raíz con tanto agravio. El Plenario autoconvocado de delegados de prensa escrita, radial y televisiva ya ha dado sobradas muestras de que está a la altura de las necesidades de los trabajadores de prensa. Por eso lo integran más de un centenar de delegados, que representan a la enorme mayoría de los trabajadores de prensa de Capital y Gran Buenos Aires, y recibe el aval de las organizaciones de medios alternativos, comunitarios y populares.

A través de las paritarias, las movilizaciones, la elección de nuevos cuerpos de delegados, la defensa del activismo y de los puestos de trabajo ante despidos patronales, ya está en vida un nuevo sindicato dentro de la cáscara vaciada de la Utpba.

Si a esta burocracia la avala el gobierno (antes de Tomada, Sabbatella se había reunido con ella) es porque hay una apuesta a su permanencia. Por eso, si bien hay que seguir con la lucha judicial para desenmascarar a fondo a la burocracia usurpadora del sindicato y a las autoridades que la avalan, hay que ser conscientes de sus limitaciones. 

Cada día que pasa está más claro que no hay ni habrá las más mínimas condiciones que garanticen elecciones democráticas y transparentes.

Para salir de esa trampa es que proponemos iniciar ya los trámites para conformar un nuevo sindicato que continúe la tarea que inició el Plenario de Delegados.

Planteamos la elección de una Junta Promotora de todo el Plenario de Delegados Autoconvocado, que contenga e incluya en la proporción correspondiente a todas las agrupaciones y sectores que lo integran. Al mismo tiempo, proponemos la realización de un plebiscito entre los trabajadores de prensa para que se pronuncien sobre este problema central.

Llamamos a discutir en asambleas la situación de la conducción real de nuestro gremio para dar una salida positiva a la truchada que proponen el gobierno y la burocracia.

Etiquetas: