Propuesta de bases fundacionales para un nuevo sindicato de trabajadores de prensa

Lun 6 Abr 2015

El proceso de burocratización y vaciamiento sindical que se ha producido en la UTPBA no nació de un repollo. La corrupción de sus dirigentes y la usurpación de la organización sindical que comenzó a gestarse durante la dictadura militar, por parte de una camarilla que la convirtió en una cáscara tan cerrada como vacía, en una cueva de ñoquis, es el resultado de toda una experiencia histórica, de luchas y enfrentamientos, de una sumatoria de desvíos e inconsecuencias y de una determinada orientación, que expulsó a los trabajadores reales de su seno y dispuso toda una serie de mecanismos para perpetuarse en la dirección.

La creación de una nueva organización sindical que aspire a dejar atrás esa historia reclama un balance del proceso anterior, para aprender y no repetirlo. 

Este programa-propuesta de bases fundacionales para un nuevo sindicato busca recoger esa experiencia y se propone, además, como disparador del debate necesario acerca de lo que pasó y de lo que queremos ser y hacer para superar la realidad actual.

Planteamos: 

INDEPENDENCIA

El nuevo sindicato de los trabajadores de prensa debe declararse y desarrollar su actividad en completa independencia de las patronales y del Estado.

DEMOCRACIA SINDICAL

Su funcionamiento interno debe estar regido por la más amplia democracia sindical, con integración real de representaciones minoritarias y respeto de sus derechos durante el proceso electoral y en el período de gestión y administración.

Integración de los cargos por el sistema proporcional D´Hont, sin pisos proscriptivos.

PADRÓN

El padrón de afiliados debe estar disponible para cada trabajador que lo quiera consultar, en cualquier momento.

AFILIADOS

Un sindicato es una organización creada para enfrentar a las patronales. Su sujeto fundamental es el trabajador en relación de dependencia, que soporta cotidianamente la explotación patronal. Es decir el trabajador que tiene delante de sí un patrón.

Por supuesto que la precariedad laboral permitida por la burocracia de la Utpba ha creado un sin fin de formas de trabajo, donde muchas veces el colaborador es cobertura para el trabajo en negro y precario y otras variantes de la flexibilidad laboral.

La nueva organización que queremos fundar debe plantearse, entonces, el objetivo estratégico de imponer el pase a planta de los compañeros colaboradores. En ese camino, la organización deberá impulsar todas las reivindicaciones transitorias que mejoren la situación de los compañeros en un marco de unidad con los trabajadores de planta.

Los compañeros jubilados, en tanto, se convirtieron en una masa de maniobra perversa por la actual directiva. Con ellos, lucharemos por el 82% móvil y todas sus reivindicaciones. Para su integración, proponemos un padrón específico que vote al secretario de previsión social y su participación en las asambleas generales con voz pero no con voto.

COMUNICADORES Y PERIODISTAS POPULARES

Los compañeros que realizan tareas periodísticas muchas veces de manera autogestionada y gratuita, en general sin “patrón”, son aliados naturales de las luchas del gremio de prensa y merecen un lugar en nuestra organización. No sólo porque visibilizan las luchas que las patronales de prensa ocultan sino porque, además, en muchas ocasiones, anticipan con sus contenidos desembarazados del lucro y la ganancia empresaria el ideal de información no mercantil al que muchos periodistas y trabajadores de prensa aspiramos y vemos cercenado por el monopolio de clase de los medios en los que nos desempeñamos.

Proponemos que integren un padrón específico, que les permita elegir una comisión especial desde la que articular con el resto del gremio para pelear por sus reivindicaciones: entre otras, por la entrega efectiva del 33% del espacio radioeléctrico establecido por la Ley de Medios para las organizaciones sin fines de lucro y por un impuesto a las grandes patronales para sostener a estos medios y que los compañeros que trabajan en ellos tengan un ingreso equivalente a un salario de convenio.

UN SINDICATO ABIERTO

Más allá de sus reivindicaciones específicas, la suerte de los trabajadores de prensa está indisolublemente relacionada con las de los trabajadores en general. Por esta razón, el nuevo sindicato no será una organización cerrada en sí misma sino que, en la medida de sus posibilidades, se preocupará por pronunciarse y tomar parte de todas las acciones, debates y procesos que afecten al conjunto de los trabajadores, incluso sin límite de fronteras.

TRANSPARENCIA

Obligación de la conducción de publicar, en forma actualizada y regular, los estados contables de la organización, con información periódica y accesible sobre las decisiones de los gastos e inversiones. Presentación de los balances a todos los afiliados con una antelación no menor a los 30 días a la asamblea ordinaria donde se trate y apruebe. Asamblea general de afiliados para debatir y aprobar las decisiones económicas de mayor trascendencia, como la compra o alquiler de una sede social, convenios estratégicos, etcétera.

CLAUSULAS DEMOCRÁTICAS

El mandato de la comisión general administrativa debe durar tres años, con opción a una sola reelección de los integrantes de la directiva. Los compañeros que deseen volver a postularse para la comisión directiva deberán esperar al menos un mandato para poder hacerlo.

Los miembros de la conducción en uso de licencia gremial tienen la obligación de participar de las asambleas de su lugar de trabajo de origen aun cuando estuvieran con licencia gremial.

Ningún dirigente en uso de licencia gremial puede cobrar del sindicato una cifra superior a la que percibía al momento en que fue electo, más la aplicación de los aumentos de las paritarias correspondientes.

PROGRAMA REIVINDICATIVO

  • El nuevo sindicato recoge el programa de las agrupaciones de oposición consensuaron en las últimas tres elecciones en la Utpba.

  • Paritaria única de la prensa escrita y radial tal como lo establece el Convenio Colectivo de Trabajo 301/75 y paritaria de la rama televisión, en la perspectiva de una paritaria única para todo el gremio.

  • Salario mínimo convencional igual a la canasta familiar.

  • Defensa del principio “a igual trabajo, igual salario”.

  • Defensa incondicional de los puestos de trabajo.

  • Ratificación del método de elección de delegados paritarios y de fijación del pliego de reclamos en asambleas por empresa.

  • Defensa irrestricta del Estatuto del Periodista Profesional y de nuestros convenios colectivos. Ningún acuerdo puede hacer retroceder nuestras conquistas.

  • No a la polivalencia, la poli función o multiplicidad de tareas. Rechazamos que, bajo el eufemismo de la “integración de redacciones”, se busque deslocalizar al trabajador de su pertenencia a medios, secciones o plataformas específicas, convirtiéndolo en una masa amorfa, a la carta, de la cual pueda servirse la patronal a su gusto y conveniencia.

Frente a los avances patronales que usan como excusa las nuevas tecnologías, planteamos la defensa de nuestros estatutos y convenios y la preservación e incluso profundización de nuestras competencias y destrezas profesionales. Si las nuevas tecnologías demandan nuevas tareas, que se incorporen los trabajadores necesarios para llevarlas adelante.

Las nuevas tecnologías deben estar al servicio de la democratización de las comunicaciones en general, y de los espacios de trabajo en particular, donde la automatización de los procesos tiene que servir para liberar tiempo de trabajo para la investigación y la mejora de los contenidos o, eventualmente, para el goce del trabajador a partir del acortamiento de la jornada laboral.

  • Blanqueo de todos los colaboradores y eliminación de todas las formas de precarización laboral.

  • Fijación en paritarias de un valor mínimo por colaboración equivalente al 10 por ciento del sueldo de la categoría redactor y establecimiento de una escala de valores mínimos para las colaboraciones según extensión y tipo de nota.

  • Fin del uso abusivo de los pasantes. Cuando las tareas de los pasantes sean similares a las de trabajadores de la empresa, deberán ser incorporados a planta permanente en la categoría correspondiente prevista en nuestros Estatutos y Convenios Colectivos.

  • Elección de delegados en todas las empresas. Funcionamiento periódico del Plenario de Delegados

  • Eliminación del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores de Prensa. En el camino hacia el objetivo estratégico de que ningún compañero de prensa convencionado pague el impuesto al salario, lucharemos para que en forma transitoria sean las patronales quienes se hagan cargo del tributo, así como apoyaremos y nos sumaremos a todas las acciones que permitan reducir, al menos parcialmente, su impacto sobre nuestros salarios.

  • La lucha por los contenidos. Los trabajadores no pueden ser convidados de piedra en la elaboración de la línea editorial de cada medio. En la perspectiva de abrir el contenido de los medios al escrutinio popular a través de sus organizaciones, planteamos como reivindicación transicional reclamar en cada medio el acceso a espacios de publicación (o segundos de radio y TV) para difundir los pronunciamientos colectivos de las Comisiones Internas o las respectivas asambleas con el fin de fijar posición sobre temas que hacen al interés general de los trabajadores.

  • La lucha por la formación de los trabajadores. Proponemos que el sindicato sea un espacio formativo real, critico, que desafíe en ese terreno también el predominio de las patronales. Reclamaremos, a su vez, que sean las propias empresas las que financien la capacitación de los compañeros pero con contenidos bajo control de la asamblea de base y la entidad sindical, con la más amplia libertad de expresión y pluralismo ideológico.

  • Democratización efectiva de la comunicación. El nuevo sindicato apoya las iniciativas tendientes a garantizar la más amplia libertad de expresión de todos los actores sociales, al mismo tiempo que acepta la realidad de que los trabajadores de prensa nos debemos un debate profundo sobre la desconcentración de medios y la democratización de la palabra. Desde este espacio gremial, impulsaremos, en asambleas de base y creando foros a tal efecto, la toma de posición de los trabajadores sobre estas cuestiones con el objetivo de que los compañeros tengan una postura propia frente a este tema.

  • La Utpba vació y quebró la obra social de los trabajadores de prensa, que presta un servicio pésimo y oneroso a los compañeros. El nuevo sindicato luchará para que se haga justicia con los responsables de los desfalcos de la obra social del gremio y se propondrá, mediante los mecanismos que surjan de la deliberación de todo el gremio, llevar a los compañeros un servicio de salud acorde con sus necesidades y las de sus familias.

  • Por último, el sindicato no puede sólo existir en las paritarias o en la pelea puntual por los despidos. Debemos recuperar para los trabajadores de prensa la existencia de una organización que esté presente en la vida cotidiana de los trabajadores y su familia, con la atención a su salud, su recreación, su acceso a la cultura y a la protección integral del afiliado.