Repudio al ataque contra trabajadores de TN por una patota de Ricardo Echegaray

Jue 2 Ene 2014

Habían pasado sólo unas horas del año nuevo cuando se conoció la noticia de que una patota del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, atacó a un equipo de trabajadores de prensa del canal Todo Noticias (TN) que desempeñaba su trabajo en Río de Janeiro. Otra vez, el kirchnerismo vuelve a recurrir al ataque de trabajadores de prensa como mecanismo de intimidación y silenciamiento.

"El equipo de trabajo estaba tratando de realizar un informe sobre la actividad que estaba desarrollando el titular de la AFIP en Brasil. Nunca he vivido una situación semejante. No podíamos creer lo salvaje del comportamiento. Nos llegaron a ahorcar. Fue una salvajada", relató Ignacio Otero, uno  de los trabajadores de TN, quien agregó que “Echegaray estaba viendo la situación, fue testigo de todo, avaló la situación, no hizo nada". El equipo periodístico que sufrió la agresión se completa con el camarógrafo Marcelo Funes y su ayudante Martín Magaldi.

No es la primera vez que Echegaray apunta contra los trabajadores de prensa. A los pocos días de la histórica elección de Comisión Interna en AGEA- Clarín, en 2012, el titular de la AFIP presentó una denuncia civil por “daños y perjuicios” contra el periodista de Clarín Matías Longoni, quien había hecho una investigación sobre los negociados con subsidios por parte de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONNCA). Así, Echegaray reclamaba una indemnización de casi 1 millón y medio de pesos. Aquella denuncia -que atentó contra la plena libertad de expresión y actuó contra un delegado gremial de Clarín- fue repudiada masivamente por el conjunto de los delegados del gremio.

El propio gobierno –a través de Echegaray- armó en septiembre de 2009 un circo político al enviar a 200 inspectores de la AFIP a la puerta de Clarín para no encontrar absolutamente nada. Sin embargo, hace pocos días, la patronal de Magnetto no le renovó el contrato a siete trabajadores de Clarín, exponiendo de esta manera el régimen de precarización laboral interna, el cual es avalado integramente por el organismo que dirige Echegaray.

Los métodos patoteros tampoco son ajenos al bagaje político kirchnerista: basta recordar el ataque criminal de un grupo de patoteros de la Verde de Pedraza contra los trabajadores tercerizados del ferrocarril que terminó con la vida de nuestro compañero Mariano Ferreyra. Aún más, aquel 20 de octubre de 2010 la patota también apuntó contra los trabajadores de prensa de C5N que estaban filmando el ataque. 

El sistemático hostigamiento de Gendarmería contra La Garganta Poderosa de este año, o la detención en Santiago del Estero del periodista Juan Pablo Suárez bajo la grave acusación de sedición (en un gobierno provincial aliado del kirchnerismo) son las caras de una misma moneda donde el discurso progresista de la Ley de Medios se hunde bajo la bota represiva del Estado. 

No existe ninguna lucha contra los monopolios mediáticos: se trata, sencillamente, de una política de regimentación y represión a los trabajadores en general, y a los de prensa en particular, para defender el pago de la deuda externa, los acuerdos con Chevron y una acelerada devaluación, como reclama el capital financiero. 

Desde La Naranja de Prensa repudiamos enérgicamente este nuevo ataque contra trabajadores de prensa, nos solidarizamos con los compañeros del equipo agredido y llamamos al conjunto del gremio a pronunciarse ante este grave hecho.

La Naranja de Prensa, 2 de enero de 2014

Etiquetas: