Indalo

La entrega de los premios Martín Fierro de Radio, el sábado pasado a la noche, se convirtió en una caja de resonancia de la brutal ofensiva que las empresas periodísticas están descargando sobre los trabajadores de prensa. A través de distintos discursos de los premiados, aparecieron en escena la quiebra en Radio Rivadavia (ligada hasta hace 15 meses al radicalismo y al Coty Nosiglia); el vaciamiento en Radio Del Plata (Electroingeniería); lo propio en Radio América (Szpolski-Garfunkel) y la falta de pagos en tiempo y forma en las radios del Grupo Indalo, de Cristóbal López. En forma indirecta también apareció el cierre de la agencia DyN, propiedad de los diarios Clarín y La Nación.


 

Una crisis fabricada, que anuncia otro vaciamiento en un pulpo mediático, se desató en el emporio periodístico supuestamente vendido por Cristóbal López al anunciar el pago en cuotas del salario de octubre.