Tiempo Argentino y el G23 con los cañones al Estado

Vie 19 Feb 2016
Una nueva etapa: Lock out y “permanencia”

A casi un mes de la supuesta compra de Radio América y Tiempo Argentino por parte del empresario correntino Mariano Martínez del Grupo M Deluxe los trabajadores de Tiempo no han recibido un peso de la deuda salarial que la empresa mantiene con sus empleados. Por el contrario, la patronal nunca ha definido la nueva línea editorial y el plan comercial y súbitamente ha decidido dejar de imprimir el diario y, por ese motivo, hace ya 10 días que la redacción se encuentra bajo custodia de sus trabajadores que ven, cada vez con mayor nitidez, la intención de producir un vaciamiento de la empresa. 

 Radio América, por su parte, se encuentra de paro desde hace ya 40 días y los trabajadores han recibido apenas un pago en efectivo de $4000 a pesar de que la empresa firmara en el Ministerio de Trabajo un acuerdo de pago por toda la deuda. Martínez el 22 de enero había prometido resolver el asunto “a la brevedad”, saldando sus obligaciones con los empleados antes del 29 de febrero. Nada de de eso ha ocurrido. Por el contrario, al lock-out en Tiempo se le sumó el intento frustrado de quebrar la huelga de América ofreciendo a los operadores técnicos de la antena ubicada en Lugano el pago de sus salarios a cambio de desviar la señal a un estudio paralelo. Con enorme dignidad, los compañeros rechazaron la provocación e informaron a sus delegados impidiendo la maniobra. La operación de venta de la radio sigue en un limbo y a la espera de que el ENACOM la autorice. Para eso, la nueva patronal debería mostrar señales de solvencia financiera. La falta de pago de los salarios a 450 trabajadores van en un sentido contrario.

Frente a esta situación, y sin obtener una prueba fehaciente de que la supuesta  operación se hubiera realizado, la asamblea de los trabajadores de Tiempo Argentino, (que a pesar del desgaste y el hambre se mantiene firme y con un alta participación de sus trabajadores en las permanencias nocturnas y en la elaboración del boletín pormastimepo.com que ya editó más de 10 números), decidió re elaborar su estrategia orientándose abiertamente al poder político. 

Es que, además de lograr abrir en base a la lucha tenaz con paros y movilizaciones un expediente en el ministerio de trabajo y una serie de audiencias en las que ya se ha logrado que sean citados también Szpolski y Garfunkel y donde se ha planteado la necesidad de que el ministerio ofrezca un paliativo bajo el formato de Repro, se decidió exigir al gobierno que, en virtud de la continuidad jurídica del Estado informe sobre las deudas por pauta que mantiene con el G23, reclamar una reunión y exigir el bloqueo de los pagos por parte de Jefatura de Gobierno y los otros organismos a los presuntos vaciadores y generar los instrumentos necesarios para que los trabajadores sean quienes controlen ese flujo de fondos que privilegien el pago de los salarios adeudados por un lado y la continuidad de las fuentes de trabajo por el otro. Por eso marcharemos el viernes 19 al Ministerio de Trabajo de Alem para ser atendidos por Triaca y participar del paro nacional del 24 y la movilización a plaza de mayo para exigir una audiencia con Marcos peña.

Además, ese mismo planteo será llevado bajo el formato de un proyecto de declaración a los bloques de diputados del Congreso Nacional que servirá para multiplicar el inmenso apoyo político logrado o, en su defecto, poner blanco sobre negro entre la demagogia y el apoyo real a los trabajadores.

Mientras tanto, el empresario kirchnerista y candidato intendente por esa fuerza, Sergio Szpolski continúa con su política de desguace del G23 habiendo vendido parte de sus acciones del canal de noticias CN23, el diario gratuito El Argentino y la radio Vorterix al grupo Indalo por un lado y abandonando a su suerte a los trabajadores de las revistas (7D, Cielos Argentinos, Forbes etc.) y a los zonales de El Argentino a quienes les adeuda desde noviembre y cuyo conflicto pretende clausurar con ofertas que no llegan al 10% de las indemnizaciones legales.

Esta gran lucha tuvo como punto de partida una definición clave de los trabajadores: despegarse de la idea de que se trata de una disputa ideológica del kirchnerismo y el gobierno alrededor del planteo patronal de la “pluralidad de voces” (libertad de empresa) para orientarse abiertamente al eje de que lo que está en juego es una lucha gremial y la defensa de los puestos de trabajo de 800 familias de trabajadores y, en definitiva, la libertad de expresión de los trabajadores que una y otra vez es avasallada por las patronales de uno y otro pelaje. Entre los trabajadores conviven variadas ideologías políticas, principalmente del kirchnerismo y la izquierda. Las mismas serán puestas a prueba en la experiencia colectiva de la lucha. Hay un punto claro de unidad, de un lado están las patronales vaciadoras y el Estado, del otro, los trabajadores y su inmensa lucha.

Alfonso Villalobos

 

Delegado CI Tiempo Argentino

Etiquetas: