Una enorme lucha de los trabajadores de prensa

Lun 8 Feb 2016
Entrevista a los delegados Randy Stagnaro y Martín Cangini

Ante el vaciamiento del Grupo 23 y el paro de los trabajadores —que, en el caso de radio América, ha pasado el mes y, en el caso de Tiempo Argentino, llevó a la permanencia de sus trabajadores en la redacción a la espera de la audiencia del miércoles en el ministerio de Trabajo— desde la Naranja de Prensa entrevistamos a Randy Stagnaro, uno de los delegados de TA y a Martín Cangini, delegado de América.

Randy Stagnaro / Foto: Revista CítricaRandy Stagnaro / Foto: Revista Cítrica

 

—Randy, contanos cuál es la situación actual del conflicto.

El conflicto se caracteriza por la fortaleza de sus trabajadores ante el vaciamiento patronal de Szpolski, Garfunkel y Mariano Martínez que, a la que a la falta de pago de las deudas salariales, se le agregó ahora la decisión de no imprimir el diario. Ante esa provocación, los trabajadores resolvimos una permanencia en la redacción con el objetivo de preservar los puestos de trabajo, durante la cual realizaremos diversas actividades de agitación y difusión del conflicto, como festivales, mateadas con personalidades de distintos ámbitos, tardes con la familia y la elaboración de un boletín de lucha (ver agenda completa en @pormastiempo).

 Por otro lado, decimos que Mariano Martínez, que aparece como nuevo dueño de Tiempo, es la continuación del vaciamiento del dúo Szpolski-Garfunkel. En ese sentido, los trabajadores de las demás empresas del Grupo se mantienen firmes, como los de las revistas 7 Días y Cielos Argentinos o las ediciones zonales del diario gratuito El Argentino. 

 —¿Cuál es el impacto de la lucha de ustedes en el resto del gremio y cuál es el rol que cumple el Sipreba?

 —El impacto en el gremio es muy fuerte y ha sido vital para que el conflicto trascendiera a la población, ya que ha permitido romper el bloqueo informativo que ejecutan las patronales sobre los conflictos laborales en nuestra actividad. El Sipreba acompaña en todas nuestras luchas y ante la permanencia en Tiempo y el paro en América está planteada la convocatoria a todo el gremio de prensa a la pelea porque se ve una creciente ofensiva contra los trabajadores por parte de muchas patronales del gremio.

 —¿Y qué perspectiva hay de salida y resolución del conflicto?

 —Ante el cuadro de vaciamiento empresario, la asamblea de Tiempo votó ayer mandatar a la Comisión Interna para que plantee la exigencia al Estado de que se haga responsable. Concretamente, que la deuda de publicidad oficial no se la pague a los vaciadores y sí a los trabajadores con salarios impagos.

 Mientras tanto, impulsamos la intervención del Ministerio de Trabajo para que dé solución al conflicto gremial. Este miércoles 10 tendremos una nueva audiencia. Les pedimos a todos los sectores sociales y políticos que nos acompañen en esa jornada: miércoles 10, desde las 15, en Callao y Bartolomé Mitre. 

-------------------------------------------------------------------------------------

ENTREVISTA A MARTÍN CANGINI

Martín Cangini, delegado de Radio AméricaMartín Cangini, delegado de Radio América

—Martín, contanos cuál es la situación actual del conflicto.

—Lo último es que 36 compañeros recibieron al menos 4.000 pesos de adelanto de lo acordado en el Ministerio de Trabajo. Ese acuerdo decía que el viernes 5 nos tenían que pagar 8 mil pesos de toda la deuda, que incluye diciembre, enero y aguinaldo. Todo eso se consolida y se paga en cuatro partes: 8.000 el viernes, 10.000 el jueves 11, 12.000 la otra semana y una cuota final -según lo que cobra cada quién- el último día de febrero. 

El viernes 5, teóricamente, habían depositado pero no apareció la plata, entonces hicimos llamadas a Martínez y su abogada, le advertimos de esto y de que se agravaba la situación, nos reunimos con ellos personalmente, y nos dijeron que esa plata iba a estar acreditada entre miércoles y jueves. En compensación nos dieron esos 4 mil en efectivo para los 120 trabajadores de la radio. Pese a esto, continuamos de paro y al aire sigue habiendo un tono. Según lo acordado, iremos levantando progresivamente la medida cuando veamos que van cumpliendo las primeras cuotas, así que calculamos que seguiremos 10 días más de paro, en principio.

—¿Cuál es el impacto de la lucha de ustedes en el resto del gremio y cuál es el rol que cumple el Sipreba?

—El conflicto del Grupo 23 atraviesa por completo al gremio de prensa y creo que es el conflicto más importante de la historia de los trabajadores de prensa por la magnitud y la cantidad de gente: somos 800 familias que nos quedamos sin laburo, sin salarios y demás situaciones personales desesperantes. El gremio va a quedar marcado de por vida con este conflicto de forma positiva, porque Sipreba es el único sindicato que se hizo cargo de sus afiliados: no solo desde lo económico, sino desde lo organizativo, lo sindical, lo legal y lo afectivo. Hemos organizado un comedor popular todos los días en Radio América, juntadas de alimentos, pañales, leche, movilizaciones al ministerio. Todo organizado por un sindicato que se cargó la batalla al hombro. A diferencia de esto, el Sindicato Argentino de Locutores nos jugó en contra, pidió nuestra cabeza en el Ministerio y que no nos recibieran; lo que provocó que muchos locutores los repudiaran afiliándose a Sipreba.

—¿Y qué perspectiva hay de salida y resolución del conflicto?

—La única resolución posible es que Mariano Martínez Rojas cumpla con los pagos acordados en el Ministerio. Si paga como corresponde, se habrá generado confianza y podremos arrancar bien en marzo como él dice que pretende. Creemos que saldremos bien parados, pero no somos tontos: (Sergio) Szpolski hizo un vaciamiento, a este hombre no lo conocemos y todo dependerá de que cumplan su promesa de pago y normalización. 

La solidaridad y hermanamiento que tuvimos con Tiempo Argentino fue muy grande, incluso logramos colarlos en una audiencia de Radio América con la patronal en el Ministerio de Trabajo, para tratar de destrabar su situación. Creo que vamos a salir muy bien parados, hubo dos eventos que cambiaron el humor y fortalecieron a la gente: la olla popular y el festival de Parque Centenario con 25 mil personas. Si bien no sabemos a dónde apuntan estos nuevos dueños, esa es nuestra expectativa.

Etiquetas: