Unidad y movilización contra cualquier ataque a los trabajadores

Mié 30 Oct 2013
Ante el fallo de la Corte Suprema sobre la constitucionalidad de la Ley de Medios

El fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre la ley de medios no soluciona la crisis del oficialismo con el Grupo Clarín. Por el contrario, la agrava. Entre las facciones capitalistas en pugna quedan los trabajadores del multimedios, amenazados por ajustes, despidos y el empeoramiento general de sus condiciones de trabajo.

Es más: el fallo hablita expresamente a las empresas afectadas a reducir personal. En una de sus partes, el dictamen de la Corte dice que el grupo "puede restablecer equilibrio en el flujo de fondos ajustando algunas variables, tales como prescindir de empleados en las regiones en las que dejaría de operar, incrementar los precios del servicio y reducir las inversiones de capital..." La Corte propone un ataque en regla a los trabajadores y a los usuarios en defensa de la rentabilidad empresarial.

La ley de medios es, en sí misma, intrascendente. No suprime el monopolio de la información, en tanto el derecho a informar sólo puede ser ejercido por una ínfima minoría de la sociedad. La ley de medios no modifica esa realidad, en cuanto sólo dispone un nuevo reparto entre facciones de esa minoría. El apartado que ordena el otorgamiento de licencias a medios "comunitarios" no se cumplió nunca ni podría cumplirse, entre otras cosas porque exige el pago de 100 mil pesos para comprar un papel que permita solicitar la licencia.

La Naranja de Prensa convoca al movimiento obrero y a las organizaciones populares a defender a los trabajadores que ven amenazadas sus fuentes de trabajo por esta crisis, y a oponer a los intereses capitalistas en pugna un proyecto de libertad de expresión del pueblo trabajador. Las comisiones internas, los cuerpos de delegados y las asambleas de empresa deben tener el derecho de controlar el ejercicio de la comunicación mediática, denunciar su parcialidad social y política, reclamar el espacio de expresión para el movimiento obrero y para todas las manifestaciones del pensamiento; es decir, para los sectores populares despojados de medios y de capacidad propia de expresión y de ejercer el derecho a la palabra.

Etiquetas: