Vamos por un plan de lucha de todo el gremio de prensa

Jue 28 Ene 2016
Basta de despidos, vaciamiento y precarización

El gobierno de Mauricio Macri ha debutado en los primeros meses de su gestión con un brutal ajuste contra los trabajadores del país. La devaluación, los despidos, y la represión auguran que 2016 encontrará a los trabajadores peleando por sus puestos y condiciones de trabajo.

Los sindicatos, muchos de los cuales se identifican con el kirchnerismo, están cumpliendo una verdadera tregua con el gobierno macrista. Moyano, por su parte, se limitó a anunciar que pedirá aumentos de un 30%: un número lejano a la pérdida real de salario y que no responde tampoco a la problemática de los despidos.

Un ataque en regla en el gremio de prensa

El gremio de prensa, lejos de ser una excepción, vive en carne propia el ajuste que las patronales pretenden aplicar con la venia del gobierno. Además del proceso de vaciamiento del Grupo 23 -impulsado por el ex candidato kirchnerista Sergio Szpolski-; Agea-Clarín vive un proceso de paulatino vaciamiento vía retiros voluntarios, a pesar de los beneficios que ya empezó a ofrecerle el nuevo oficialismo macrista; en BAE  la empresa  ha dado un nuevo paso en el desmembramiento de la redacción vía “convergencia” y ha profundizado un proceso de persecución sindical contra delegados y activistas; y ya hubo despidos en Infojus, Radio Rivadavia, Radio Continental y Radio Nacional, entre otros.

En los medios públicos, ahora gestionados por el macrismo, se vive un verdadero ataque -con una ola de despidos mediante- como consecuencia de la precariedad laboral (contratos anuales, facturas externas y flexibilización) que reinó durante los años del kirchnerismo.

El cuadro, de conjunto, es el de una completa reorganización capitalista de los medios de comunicación (a eso apuntan los decretazos de Macri sobre la Afsca y la Aftic) que las patronales pretenden acompañar con una reducción de los puestos de trabajo y la imposición de una mayor flexibilización.

Esta situación encontrará su punto más alto en marzo, con el comienzo de la discusión paritaria. Se tratará de una verdadera pulseada entre los trabajadores y las empresas, que no se librará únicamente en el Ministerio de Trabajo, sino que deberá desarrollarse en las calles y en cada lugar de trabajo. 

SiPreBA y sus desafíos

Los trabajadores de prensa ahora contamos con un sindicato -el SiPreBA- que construido desde las asambleas de base, ha estado presente en cada una de las peleas y se encuentra ante el enorme desafío de convertirse en la herramienta de lucha de todos los trabajadores, que no sólo acompañe, sino que también oriente y colabore con el desarrollo de las luchas, la unidad del gremio y la libertad de expresión.

La inscripción simple obtenida en los últimos días del 2015 nos da una base y significa una verdadera victoria, y refuerza la pelea por la expulsión definitiva de la UTPPBA. El derecho del sindicato que legítimamente nos representa en cada asamblea y en cada redacción de discutir cara a cara con las empresas y el Estado impone el reclamo de la personería gremial como prioritario para la etapa que se abre.

El cuadro general del gremio impone una tarea central: la realización de una nueva asamblea general del Sipreba para discutir y resolver una salida y un plan de acción colectivo y conjunto que enfrente la situación que atravesamos. Ningún despido, basta de flexibilización y precarización laboral vía "convergencia", por la  defensa irrestricta de la libertad de expresión.

Naranja de Prensa